sábado, 23 de febrero de 2013

¿EXISTIERON LOS GIGANTES DE LOS QUE HABLAN DIVERSAS TRADICIONES? TODO INDICA QUE SI

Dicen que no hay peor sordo que el que no quiere oir. En este caso hablamos de quienes cierran los ojos antes ciertas "cosillas" de la Historia que no son del todo "correctas" políticamente.

La Biblia nos ofrece mensajes encriptados o deliberadamente tergiversados. Puede que exagerados al máximo en muchos casos, pero deja espacios para comentarnos hechos inauditos que no encajan con la cronología oficial por nigún lado.

Dice la biblia que antes del diluvio, existían los Nephilim, raza de gigantes que se convirtieron en los héroes de la antiguedad. Estos serían el resultado de la unión entre Dioses y humanas/os y parece ser que fueron ellos los que organizaron las diferentes revueltas.


Existieron los gigantes en la antigüedad.? Esos gigantes de los que hablan tantas tradiciones?

Realmente fueron una raza aparte? 

Estas y otras muchas otras preguntas pueden surgir como consecuencia de repasar las antiguas leyendas y tradiciones. Desde la mitología nórdica hasta la bíblica, pasando por la mesopotámica,oriental, etc.; este mito está presente y nos habla de guerras, conflictos, exterminio de esta especie.

Puede que la figura del gigante se haya quedado en la mitología popular como un adhesivo folclórico y arquetípico, pero y si no es así. Y si como leyendas, derivan de hechos reales acaecidos en una y otra parte del planeta. Puede que en efecto se tratase de una especie "humana", víctima de una mutación.

Puede y seguiríamos en el terreno del puede eterno. No hay respuestas concluyentes pero los interrogantes permanecerán ahí hasta que alguien los desentierre. ¿¡O acaso ya lo han hecho y apetece mirar para otra parte!?




Ojo a este pasaje del Génesis:
"Y aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra y les nacieron hijas, al ver los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Entonces dijo Yahvé:
 «No contenderá para siempre mi espíritu en el hombre, porque ciertamente él es carne; y su vida no rebasará los ciento veinte años». Los nefilim se hallaban en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios continuaron teniendo relaciones con las hijas de los hombres y ellas les dieron a luz hijos, estos fueron los gigantes de la antigüedad, fueron los hombres famosos. Génesis, 6, 1-4"

Es impresionante el parecido y las analogías que este relato guarda con los mitos sumerio-acadios. Y a este respecto os invito a leer este "relato":


Imaginemos un perdido planeta, que destaca por sus inconfundibles signos de existencia de vida.
Tenemos conocimiento de el desde hace tiempo, datos concretos de su atmósfera, superficie, vida orgánica, composición mineral, etcétera.
Nos falta una visita real y ya estamos preparados. Justo a tiempo, porque la amenaza que se cierne sobre nuestro mundo es seria. Partimos esperanzados, de que los datos que poseemos sean confirmados a nuestra llegada.
Cuando por fín conseguimos nuestro propósito, vemos alborozados que nuestras expectativas no solo se cumplen sino que eran pequeñas en comparación con lo encontrado.
Comprobamos así mismo que como especie, somos la punta de la pirámide. Nada se puede comparar en evolución a nosotros. Las formas de vida animal, son poco evolucionadas.


Sello del tercer milenio a.C., conocido con el nombre de VA/243. En el se representa a los Dioses.
y un sistema astronómico sorprendente, con doce planetas. Desde el punto de vista astrológico, son 12 contando el sol y la luna. Pero actualmente solo hay 11 contando la tierra en la Astrología contemporánea. ¿que pinta el nº 12?!!!!!

Que más se puede pedir. Rápidamente, organizamos la colonización del nuevo mundo. Nuestra raza, nuestra gente, una élite de escogidos versados en diversas disciplinas, acometerá la tarea de cabeza de puente para una posterior llegada más numerosa.
Poco a poco, la colonización va siendo más numerosa. Los trabajos incesantes de explotación, planificación y construcción son agotadores. Surgen los primeros conflictos. Demasiado trabajo, muy duro en ocasiones y poca satisfacción. 
Una élite despótica que quiere progresos a toda costa y que no tiene en cuenta otras circusntancias, que no sean el avance y la rapidez en el mismo. De las primeras disensiones, se llega al enfrentamiento puro y duro.
La élite, después de graves disturbios, replantea su estrategia y encarga a sus expertos en ingeniería genética la posibilidad de crear partiendo de aquellos homínidos salvajes, pero con cierto grado de organización y trazas de inteligencia primigenia, una nueva especie más evolucionada, que pueda ser empleada a satisfacción como mano de obra para los trabajos más pesados.



Pués esto es lo que nos cuentan los mitos de la creación SUMERIO-ACADIOS. Para ser mitos son bastante explícitos. ¿No creeis?
Su mensaje es claro, muy a diferencia de otros. Nos presentan a unos dioses venidos desde "LO ALTO". Estos, los ANNUNAKI, son dioses muy particulares. Forman una élite "celestial", que trabaja, discute, planifica y crea enfrentamientos según la evolución de sus tareas. Curioso. ¿No?

Trás varios intentos fallidos, la nueva especie toma cuerpo como una mezcla de aquellos homínidos salvajes y los propios Annunaki. Su capacidad de reproducción se revela sorprendente y en pocas generaciones, sus creadores se encuentran con otro problema.
Su población aumenta considerablemente y comienzan a dar muestras, de una organización que va más allá de la mera obediencia a la élite que les creó.
Existen pruebas palpables, de que aquella raza concebida como simples esclavos, ha alcanzado una sorprendente madurez, que les permite cuestionar, no ya su propio trabajo, sino el de sus superiores.
"Estela de Victoria de Narâm-Sîn (Susa - Epoca de Akad, 2230A C - alto 2 m; largo 1,05 m):Originalmente, esta estela se encontraba en la ciudad de Sippar, centro del culto al dios Sol, al norte de Babilonia. Fue tomada como botín de guerra por un rey de Elam, en Susa, en el siglo XII AC.
Ilustra la victoria sobre los montañeses de Irán occidental por Narâm-Sîn, cuarto rey de la dinastía semita de Acad, que reivindica la monarquía universal, al tiempo que se hace deificar vivo. Se hizo representar subiendo a la montaña a la cabeza de sus tropas. Su casco está adornado con los cuernos emblemáticos de la divinidad. Aunque desgastado, su rostro expresa el ideal humano dominador, impuesto a los artistas por la monarquía.
El rey pisotea los cadáveres de sus enemigos al pie de un pico, sobre el que el disco solar estaba representado varias veces. El rey le rinde homenaje, agradeciéndole su victoria y ofrece la hazaña a los dioses."


Otra vez jaleo. Pasado el tiempo, comprueban de primera mano que la supuesta inmortalidad de sus creadores no es tal. Estamos a las puertas de la primera revolución social de nuestra historia.

¿Locura? No más que otras, versiones oficialistas, como las de la construción de la Gran Pirámide, por poner un ejemplo.
¿Cháchara gratis?Claro, si no lo fuese........

Estalla el conflicto y aunque en franca inferioridad tecnológica, demuestran sobradamente que saben organizarse y poner en aprietos a los "Dioses". Algunos de estos ya se cuentan entre las bajas.
Aunque desigual y de claro resultado, la contienda preocupa y mucho. Todo se está yendo al garete. La anterior estabilidad, es historia. Y la amenaza de sabotajes permanentes y retrasos, así como la inseguridad palpable, tratocan los planes. Hay que reaccionar ya.
El "alto mando", propone una solución de emergencia. Borrón y cuenta nueva. No interesa una multitud creciente a la que ya no se domina tan fácil.

EXTERMINIO.

Con grandes disensiones en la cúpula dirigente, se procede sin consenso y todo resulta un desastre. Se provoca una catástrofe de tal magnitud, que los propios "Dioses" se ven afectados.
No solo no consiguen su propósito de exterminio total de aquellas molesta especie. Además ven con desespero, como gran parte del trabajo realizado ha sido destruido.
Tanto esfuerzo y planificación para nada. Intentan reconvertir la situación pero la fractura entre ellos es formidable y terminan por enfrascarse en una guerra fraticida, que no hace sino acabar con lo poco que quedaba en pié.
Los supervivientes de la misma, se reparten por el planeta, llevando sus conocimientos e intentando recomenzar. Pero la herida es demasiado grave, el tiempo vuela y terminan por desaparecer, engullidos por sus propias miserias y desventuras. SU DECADENCIA.

LITERALMENTE ESTO NOS CUENTAN. CIERTO ES QUE LA INVASIÓN BABILÓNICA, DEL 2º MILENIO A.C. "CORROMPIÓ" LOS RELATOS, AJUSTÁNDOLOS MÁS AL NUEVO ORDEN, PERO SU ESENCIA ESTA INTACTA.

Y donde encajan aquí los Nephilim bíblicos. Que los relatos bíblicos están tomados de esta tradición sumeria-acadia es cada día más evidente. Los Nefilim o Nephilim (en hebreo הנּפלים, nefilim, "derribadores") que por cierto, curiosa es la denominación de derribadores, ¿verdad? bien pueden ser la referencia a aquellos ellos hechos que protagonizaron los "rebeldes" de la tradición sumeria.
La raza que se levantó contra la opresión de sus jefes que les obligaban (recordemos una vez más que el relato es tal cual) a trabajar sin descanso y de forma tiránica.

Pero es que no solo en Mesopotamia y aledaños, está muy presente el mito de los gigantes. En una región tan apartada y que cronológicamente hablando, no es que tenga mucho en común con el oriente medio, también tienen un protagonismo tremendo. Me refiero a las Tierras Nórdicas.

En la mitología nórdica, los gigantes (Jotuns) luchan con frecuencia contra los dioses. En particular, en las mitologías del norte de Europa derivadas del culto a Odín aparecen los gigantes de hielo, en eterna lucha contra los Ases. Los propios Ases derivan de la unión de la giganta Bestla y el dios Bor, y en la apocalíptica batalla final de Ragnarök los gigantes de hielo asaltarán Asgard, hogar de los dioses, y provocarán el fin del mundo.
 En la forma más elaborada de esta mitología recogida en la prosa y poesía de Edda, los gigantes son el origen de la mayoría de los monstruos de la mitología nórdica (por ejemplo, del lobo Fenrir), aunque en ocasiones se relacionan de forma más amigable con los Ases. El padre de los Jotuns fue Ymir, el primer ser viviente que existió de acuerdo con el mito de la creación de la mitología nórdica. Los demás gigantes nacieron de su sudor.

Y seguimos con otra tradición que no conviene ignorar puesto que es tan antigua o más que la sumeria, la hindú:

Krishna y Putana En un manuscrito indio (hacia 1890), los padres de Krisná recuperan a su bebé del pecho de la giganta Putana. En la figura inferior se ve el proceso de cremación de Putana. En el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. C.) no hay mención de ningún gigante. Recién en las leyendas sobre el dios Krisná ―que se mencionan por primera vez en el Majábharata (texto épico-religioso del siglo III a. C. aproximadamente)― aparece la historia de una demonia gigante llamada Putana, que le dio de tomar de su pecho envenenado al bebé Krisná, pero terminó asesinada por este. Putana alcanzó de inmediato el mundo espiritual sin necesidad de reencarnarse para purificarse debido a que Krishna la aceptó como madre o nodriza.

Y no me olvido de la mitología griega y otras coetáneas, pero es que aquí parece mucho más evidente la asimilación del mito sumerio y la adaptación a su propia forma de entender la leyenda.
Como curiosidad destacar que la mitología vasca, también hace referencia a los gigantes:

En la mitología vasca, aparecen dos tipos de gigantes. Los gigantes tales como los Jentilak y Mairuak, fueron los constructores de los dólmenes (Trikuharriak en euskera), y menhires (los Harrespil o las Zutarri, por ejemplo).
Tras la cristianización, los gigantes fueron olvidados. Cuenta la leyenda que cuando los gigantes vieron una luz brillante en el cielo, fueron directamente al hombre más viejo y sabio, el cual, sin ninguna duda, avistó el nacimiento de "Kixmi" (Cristo en antiguo vascón), y proclamó el fin de su raza de inmediato y todos los gigantes incluido el sabio se tiraron por el vecino precipio, otros se escondieron bajo las piedras, las cuales a partir de ese momento se denominaron "Jentilarri".
El único que quedó fue Olentzero, un carbonero que según la leyenda debía avisar de la llegada del fin de la raza. Hoy en día se ha asemejado más con el cristianismo y realiza el papel de traer regalos el día de Navidad en Vasconia.


Todos estos relatos esconden un origen común de "algo". Ya decía en el post anterior que la historia no es como nos la cuentan. En mi humilde opinión, en este planeta llamado Tierra deben de haber ocurrido muchas cosillas desde que nuestra tachuela alberga vida.

Entradas populares